skip to Main Content

A la Laguna de Bacalar, cuerpo de agua del Pueblo Mágico del mismo nombre, se le conoce también como la “Laguna de los Siete Colores”. Es una vasta extensión acuífera de moderada profundidad que tiene arena clara bastante tersa. Los visitantes pueden captar un oleaje suave en las aguas de la laguna, mismas que producen un cromatismo vistoso por la composición de sus cristales y al contacto con los rayos del sol.

Tomando en cuenta sus principales características, la Laguna de Bacalar es un privilegiado escenario para la navegación en velero, como comprobaremos en lo que sigue.

La aventura turística de Bacalar, Quintana Roo

La Laguna de los Siete Colores está integrada a un complejo lagunar que tiene unos 55 kilómetros de extensión que se vincula con la Bahía de Bacalar gracias al estero Río Hondo y el estero de Chaac. En esta área se han construido varios hoteles y residencias vacacionales, centros de alojamiento que suelen verse muy concurridos los fines de semana y días de asueto.

En esa gran extensión de agua del Caribe Mexicano hay áreas con algunas pozas y cenotes en los cuales se pueden practicar distintas actividades relacionadas con el submarinismo. La moderada profundidad que tienen estos depósitos de aguas cristalinas hace que sea seguro ese pasatiempo deportivo y otros más, como, por ejemplo, la navegación en velero.

Cómo es la Laguna de Bacalar

El nombre de este Pueblo Mágico de Quintana Roo se relaciona con la palabra maya “Sian Ka’an Bakhalal”, la cual significa “sitio donde nace el cielo. Quienes han tenido la oportunidad de visitar Bacalar en plan turístico para practicar la navegación en velero, pueden constatar que los antiguos mayas tenían gran razón al denominar así este paraíso silvestre.

Para quienes tienen el deseo de gozar de experiencias turísticas memorables, en un Pueblo Mágico de naturaleza exuberante y con espacios acuáticos propicios para la navegación en velero, ellos tienen en Bacalar- con su Laguna de los Siete Colores- un excelente destino para visitar.

La Laguna de los Siete Colores y Bacalar, Pueblo Mágico

Resulta muy adecuado el sobrenombre de Laguna de los Siete Colores para referirse a este cuerpo de agua, en especial por las variadas tonalidades de turquesa que se generan en sus aguas bajo el radiante sol caribeño.

Localizada al sur de la entidad quintanarroense, la Laguna de Bacalar nos ofrece un privilegiado escenario para la navegación en velero, por sus excepcionales condiciones silvestres, la pureza ecológica que definen al lugar y el grato clima que impera en la zona. Para quienes deseen gozar de las mejores vivencias náuticas durante sus vacaciones en el Caribe Mexicano, solo tienen que pasar un tiempo en Bacalar, recorriendo en velero su famosa laguna.

Consejos para los turistas en Bacalar y el Caribe Mexicano

Es importante conocer las referencias de mayor valía logística para visitar sin contratiempos el Pueblo Mágico de Bacalar. Así entonces, este último se localiza a unos cuarenta kilómetros al norte de la ciudad de Chetumal y a unos trescientos treinta y cinco kilómetros de Cancún, principal referencia turística de la región.

Bacalar es una comunidad de Quintana Roo que tiene varios sitios interesantes para conocer. Uno de ellos es el Fuerte de San Felipe, antigua construcción que actualmente alberga a un importante museo histórico; otro más es el Templo de San Joaquín, edificio sacro construido en el siglo XVIII que engalana el panorama arquitectónico de este Pueblo Mágico, y también algunas comunidades de los indígenas mayas contemporáneos en las cuales se cultivan antiguas tradiciones y costumbres.

Sin embargo, la principal y auténtica joya turística de Bacalar es la Laguna de los Siete Colores. La mezcla de arena tersa y de clara tonalidad y aguas limpias dotan de un especial encanto al ambiente lacustre de la zona. Tan sugestivo resulta el entorno natural que impera en la Laguna de los Siete Colores, que incluso puede hallarse una embarcación pirata, el pecio de uno de estos antiguos navíos, abandonado en las orillas de la laguna. Los viajeros gustan de tomarse fotografías y explorar los alrededores de este vestigio náutico.

El velerismo en Bacalar, Pueblo Mágico

En las profundidades de la Laguna de los Siete Colores hay tres distintos cenotes que integran una caverna de forma circular que incluso tienen una laguna en su parte interna. Son cuerpos de agua que se fueron desbordando y que con el paso del tiempo hicieron aparecer una estrecha laguna de unos cuarenta y dos kilómetros en su extensión y unos cuatro kilómetros de anchura en sus partes más grandes.

Otra de las ventajas que tiene practicar el velerismo en la Laguna de Bacalar es que nos permite admirar un área protegida que tiene más de 52 mil hectáreas las cuales incluyen varios manglares y cenotes que integran un hábitat privilegiado a diferentes especies de animales exóticos. Peces de colores, aves de raro plumaje y distintas especies de animales y plantas particulares del Caribe Mexicano integran un ecosistema irresistible para fines ecoturísticos.

Por qué vale la pena navegar en la Laguna de Bacalar

Por su grato clima tropical y sus aguas transparentes, la Laguna de los Siete Colores brinda a los turistas y en especial a los practicantes del velerismo, un espacio propicio para las actividades náuticas. Aventura y disfrute al aire libre es parte de lo que nos garantiza la visita a este cuerpo de agua caribeño, un verdadero paraíso accesible para todos los visitantes.

Los turistas tienen mucho para disfrutar en el ambiente limpio e inalterado por la actividad humana de la Laguna de Bacalar.

Esta última es una ciudad provincial de tranquilo ambiente localizada en las orillas de la laguna que les hemos comentado y que permanece inmersa en su silvestre encanto, enriquecida por anécdotas náuticas, referencias históricas y leyendas relacionadas con los mayas precolombinos.

Los recorridos en velero a través de la Laguna de Bacalar nos permiten emprender distintas rutas, varias de ellas vinculadas a los canales usados por los antiguos piratas para atacar el viejo Fuerte de San Felipe, bastión defensivo de la comunidad hace varios siglos. No se pierdan de esta formidable experiencia naviera.

Back To Top