skip to Main Content

A la Laguna de Bacalar también se le conoce como la Laguna de los Siete Colores. Es uno de los cuerpos de agua más lindos para conocer en el Caribe Mexicano.

Los visitantes hallarán en el entorno del Pueblo Mágico de Bacalar cenotes de gran potencial turístico. Son atracciones ecoturísticas que ningún vacacionista se puede perder.

Conviene conocer con mayor detalle cuáles son estos cenotes tan cautivadores para los veraneantes, tomando como referencia principal el hermoso Cenote Esmeralda.

Cenote es una palabra que deriva del término maya “tz’onot”, mismo que quiere decir “abismo”.
La zona de Bacalar y su célebre Laguna de los Siete Colores no solo destaca como atracción vacacional por cuenta propia, sino que, además, tiene cenotes en torno suyo que aguardan para ser disfrutados por todos los viajeros.

Cenote Azul y Cenote Esmeralda

Comparable en su pureza silvestre y en su gran potencial ecoturístico a Cenote Esmeralda es el Cenote Azul.

Es el cuerpo de agua de mayor popularidad en el entorno de Bacalar, en especial por sus antecedentes arqueológicos y antropológicos.

Cabe mencionar que los mayas precolombinos acudían al Cenote Azul para realizar rituales religiosos, en especial para ponerse en comunicación con Chaac, dios protector de la lluvia y los cuerpos de agua.

Excelente balneario natural para ser visitado de manera complementaria al Cenote Esmeralda, el Cenote Azul es una poza de tipo abierto, con una profundidad superior a los noventa metros y una longitud que rebasa los 360 metros.

Pozas de agua cristalina como el Cenote Esmeralda y el Cenote Azul se prestan para desarrollar en ellas distintas actividades recreativas.

En lo que se refiere al Cenote Azul, en sus aguas limpias se tiene la oportunidad de desarrollar el kayakismo, buceo, natación, esnórquel y mucho más.

Por lo demás, en este balneario natural se hallará restaurante y todos los servicios indispensables para tener diversión a manos llenas y convivencia familiar de la mejor calidad.

Cenote Esmeralda, un pequeño paraíso del Caribe Mexicano

Grande y variado es el abanico de opciones recreativas de Bacalar y más aún en lo que se refiere a la oferta que se concentra en su entorno geográfico.

Un ejemplo de ello lo tenemos en el Cenote Esmeralda. Se trata de un pequeño cuerpo de agua localizado en el interior de la Laguna de los Siete Colores que tiene aguas de una tonalidad muy especial y justo de allí le viene su nombre.

Las aguas de esta poza tienen una profundidad de 70 metros. Lo más sobresaliente del Cenote Esmeralda tiene que ver con una zona de gran belleza en la cual desemboca el agua cristalina hacia la laguna.

Es uno de los mejores sitios para visitar en plan turístico en el romántico Pueblo Mágico de Bacalar.

También cuenta con las cualidades geográficas indispensables para los paseos en familia y las vacaciones en pareja.

Por qué vale la pena visitar el Cenote Esmeralda

El cenote que les hemos mencionado se proyecta además como uno de los miradores naturales más admirables que se localizan en torno a la Laguna de Bacalar.

Se trata de un cenote de tipo oculto, el cual destaca por tener un formidable ojo de agua que abastece a la Laguna de los Siete Colores.

Cabe destacar que Bacalar es uno de los sitios más atrayentes no solo del país, sino del continente entero.

Imposible no quedar fascinado con la Laguna de los Siete Colores, un cuerpo de agua dulce que motiva asombro y admiración a partes iguales entre los visitantes por las distintas tonalidades de azul que genera la luz del sol al tocar la superficie del agua.

Turismo en el Cenote Esmeralda y el Caribe Mexicano

Solo por detrás de Chapala, Bacalar es la laguna de mayor tamaño en el país. Es un atractivo silvestre que tiene 2.5 kilómetros de ancho y 55 kilómetros de longitud. Es un cuerpo de agua que se distingue por tener la curiosa forma de una víbora.

Visitar el Cenote Esmeralda es un pretexto perfecto para gozar en plan turístico de la Laguna de los Siete Colores y otros paraísos para el veraneo como Mahahual.

Al tratarse de una laguna y no de las aguas del mar, otro de los aspectos más positivos de visitar la Laguna de Bacalar es que allí no se presenta el sargazo, detalle que potencializa su atractivo para el turismo.

Cómo llegar al Pueblo Mágico de Bacalar

Bacalar se encuentra a unos 40 kilómetros de Chetumal, la capital del estado de Quintana Roo. Ello implica un traslado en coche de aproximadamente sesenta minutos. Desde la terminal aérea de Cancún son 333 kilómetros de recorrido en coche.

Por lo consiguiente, para quienes tengan pensado vacacionar por estos rumbos del Caribe Mexicano es aconsejable que lleguen en avión hasta la ciudad de Chetumal y desde este sitio abordar algún transporte que los lleve en poco tiempo al Pueblo Mágico de Bacalar.

Otra ruta muy usada por los turistas que se encuentran de paseo en las costas de Quintana Roo es contratar un tour de una sola jornada desde Playa del Carmen o Cancún, aunque en este caso se debe estar mentalizado a que deberá recorrerse un extenso trayecto por carretera.

Back To Top